Poscosecha de brevas e higos

Disponibilidad:

Autor: Villalobos Rivera, María del Carmen

Por Villalobos, M.C., Serradilla, M.J., Martín, A., López-Corrales, M. y Córdoba, M.G.

Este artículo explica los tratamientos para controlar el deterioro del fruto y la rotura de la piel, los tratamientos fungistáticos, las posibilidades de aplicación de 1-metilciclopropeno (1-MCP) para aumentar la vida poscosecha y de atmósferas controladas y modificadas.

Actualmente, la higuera es una especie ampliamente distribuida por toda la Cuenca Mediterránea, siendo Turquía el principal país productor con una producción próxima a 1.200.000 t (FAOSTAT, 2012). A nivel nacional, Extremadura es la primera comunidad autónoma en superficie en plantación regular y producción con un 43 y 31 % respectivamente (MAGRAMA, 2012), cuyo destino principal es la producción de higos secos para alimentación humana y/o animal.

En los últimos años, se ha producido un interés creciente en el cultivo de la higuera para la producción de brevas e higos con destino al consumo en fresco. En Estados Unidos la producción de higo para consumo en fresco se ha multiplicado por cuatro durante el periodo 2002-2006 (Crisosto y col., 2010). Por otro lado, en España, se ha triplicado la demanda de brevas e higos para su consumo en fresco, si bien se da la circunstancia de que la gran mayoría de variedades cultivadas en España están destinadas al mercado del higo seco, y es por ello, que para rentabilizar la comercialización tanto de breva como de higo, es necesario la caracterización de nuevas variedades para consumo en fresco, así como estudios de maduración y técnicas poscosecha que permitan mantener una calidad organoléptica aceptable para el consumidor.

Informaciones relacionadas: Registros de variedades de la higuera en España

 CoAutores:

0,00 €

» Añadir a favoritos